Tomé contacto con Google por primera vez hace unos años atrás cuando abrí por invitación de un amigo, mi casilla de correo en Gmail. En aquel momento tener una cuenta de mail con 2 gigas de espacio y además gratuita era algo extraordinario. ¡Y hasta el día de hoy lo sigue siendo con más de 7 gigas disponibles!

Picasa

Poco tiempo después veo al pié de la página de Gmail el ofrecimiento de un Software organizador de fotografías, también gratuito. Para entonces ya había dejado por completo la fotografía analógica y mi disco duro era un caos de fotos digitales de mis clientes y personales. Entre la curiosidad y la necesidad, accedí a bajar el programa PICASA de Google con gran escepticismo, dado que un software shareware o freeware rara vez satisface las necesidades de un fotógrafo profesional.

¡Pero Google nuevamente me volvía a sorprender! Al ejecutar PICASA por primera vez, en un santiamén el software recorrió todo el disco ordenando carpeta por carpeta y con sus respectivas miniaturas (thumbnails), todas las fotos que encontró a su paso. Empezamos bien me dije. A pesar de que estaba disponible solo en inglés, el siguiente paso fue explorar su interfase para ver que más se podía hacer, además de organizar.

Sponsored links

PicasaRecuerdo que en ese momento tenía una necesidad específica. Me hacia falta un software que me armara un CD con fotos en baja resolución de un trabajo en particular. Si fuera posible exhibirlas como slide show y que mostrara la identificación al lado de cada una, o sea el nombre del archivo. Y además si no fuera mucho pedir, hacer algún pequeño retoque rápido antes de grabarlas. Este CD sirve a modo de muestra para que mi cliente pueda elegir las fotos que más le gusten, en su computadora, para luego solicitar las impresiones o postales. Se evita así, imprimir fotos que luego no te van a comprar y se da la oportunidad de elegir la cantidad también. ¡Excelente! PICASA podía hacer todo eso. Solo hasta aquí, este sencillo pero eficaz programa se había ganado mi corazón.

Lo que sigue a continuación no dejaba de sorprenderme. Porque si tenemos en cuenta que mi software de cabecera es desde hace 16 años el Adobe Photoshop, como era posible que PICASA me atrapara de esta manera. La respuesta es la misma que aplicamos en la regla de oro de la fotografía: LA SENCILLEZ. PICASA es un software sencillo con una interfase gráfica muy elegante y profesional, pero con prestaciones sofisticadas. Yo no entiendo como Google lo llama un organizador de fotografías, siendo que organizar fotos es una tarea menor en PICASA. Por ejemplo: Las herramientas de retoque están muy bien diseñadas.

Ya sé que a PHOTOSHOP le sobran herramientas de retoque, pero tu tienes que abrir un filtro y luego otro y luego otra ventana para hacerlo. Mientras que en PICASA en una sola paleta están todos los deslizadores que necesitas para realzar el brillo, contraste, saturación y realce de las sombras.

PicasaOtra característica de PICASA es poder enviar fotos por correo electrónico a tamaño reducido en forma directa. Normalmente el tamaño de fotos de cámaras de 5 mega píxeles es muy grande para pasar por mail. En PICASA tú eliges la o las fotos que vas a enviar, oprimes enviar por mail, y automáticamente son reducidas antes de salir. En PHOTOSHOP también lo puedes hacer, para ello debes seleccionar cada foto y salvarla con la opción “Guardar para Web” una por una, luego abrir un programa como el Outlook y seleccionar una a una para enviar como archivo adjunto.

PicasaAntes de proseguir aclaremos algo. PHOTOSHOP y PICASA no pueden rivalizar, puesto que el primero es el programa por excelencia en diseño gráfico. Así como digo que PICASA es más que un organizador de fotos, PHOTOSHOP es mucho más que un programa de retoque fotográfico. Aclaro esto porque los fotógrafos pueden pensar que he dejado de lado un programa por otro y nada más lejos de la realidad. Cada uno cumple con su función, lo tengo claro, pero también tengo claro que no todos tienen u$s 799 para comprar un PHOTOSHOP original, mientras que PICASA cumple muy buenas funciones como el primero y se encuentra disponible a todo el mundo al irrisorio precio de u$s 0.

Y hablando de todo el mundo, al poco tiempo de instalar la primera versión de PICASA y simplemente conectado a la red, el programa me avisa la buena noticia de que una nueva versión y esta vez en Español estaba disponible para descargar. Actualmente Picasa va por la versión 3.6 con notables mejoras desde sus comienzos.

Por todo lo expuesto hasta ahora no creo que el software sea para recién iniciados solamente. De hecho creo que Google lo ofrece inocentemente a los aficionados, sin saber que a mí me ha ayudado muchísimo en mi tarea como profesional. Por eso escribo este artículo en un sincero agradecimiento por poder utilizar este software gratuitamente.

Recomendados